.
Síntomas de un termostato en mal estado o defectuoso

Termostato defectuoso

Síntomas fallo termostato coche.
1. Lectura de alta temperatura y sobrecalentamiento del motor
2. Lectura de baja temperatura y motor sobrecalentado
3. Temperatura cambia erráticamente
4. Fugas de refrigerante alrededor de la carcasa del termostato o debajo del vehículo
Próximo paso

Un termostato de automóvil regula el flujo de refrigerante a través del motor y es un actor increíblemente importante en el funcionamiento del motor de su vehículo. Es posible que escuche la frase "el termostato estaba atascado abierto o cerrado". Cuando el motor ha estado parado por un tiempo y no está caliente, el termostato se cerrará.

Una vez que el motor está funcionando y alcanza una cierta temperatura de funcionamiento, un sensor dentro del termostato hará que se abra, permitiendo que el refrigerante fluya hacia y desde el radiador, disminuyendo la temperatura para que pueda recircular a través del motor nuevamente.

Este flujo constante (junto con varios otros componentes del sistema de enfriamiento) mantiene el motor de su vehículo funcionando a la temperatura óptima, un termostato en mal estado influirá directamente en la refrigeración del coche.

Comprobar termostato coche

Verificando el termostato del coche

  1. Coloque su automóvil en un terreno nivelado y asegúrese de que el motor y el radiador estén fríos.
  2. Abre el capó del auto y busca el termostato. Puede hacer esto siguiendo la manguera superior del radiador hacia el motor. El extremo de esta manguera se conectará a la carcasa del termostato. Con la mayoría de los automóviles, debería poder encontrar su termostato en la carcasa. Hay algunos vehículos en los que la carcasa del termostato se conectará a la manguera inferior del radiador. Si necesita orientación adicional para ubicar su termostato, revise el manual de servicio de su vehículo.
  3. A continuación, deberá probar el termostato de su automóvil. Puede hacer esto quitando la tapa del radiador de su automóvil para verificar el flujo de refrigerante. Encienda el motor de su automóvil y déjelo en ralentí. Mire a través del cuello de llenado del radiador para ver si fluye refrigerante. En este momento, no debería estar fluyendo ya que su automóvil no ha alcanzado la temperatura de funcionamiento para hacer que se abra el termostato.
  4.  Si encuentra que fluye refrigerante, significa que la válvula del termostato está abierta. Este suele ser un buen indicador de si necesita reemplazar el termostato de su automóvil.
  5. Si nota que el refrigerante no fluye, espere hasta que el motor de su automóvil haya alcanzado la temperatura de funcionamiento. Eche otro vistazo a través del cuello de llenado del radiador para ver si el refrigerante ha comenzado a fluir. Si aún no ve que el refrigerante fluye y el indicador de temperatura de su automóvil comienza a subir, esto significa que el termostato de su automóvil está en una posición cerrada.

Si no se puede acceder a la tapa del radiador en su automóvil, siga estos pasos:

  1. Coloque su automóvil en un terreno nivelado y asegúrese de que el motor y el radiador estén fríos.
  2. Encienda el motor de su automóvil y déjelo en ralentí.
  3. Utilice un termómetro de cocina o un hidrómetro para obtener una lectura de temperatura del bloque del motor (también conocido como bloque de cilindros) y la manguera superior del radiador. El extremo de esta manguera se conectará a la carcasa del termostato.
  4. Espere aproximadamente 10 minutos y realice otra lectura en ambas partes. Compare estos resultados con los anteriores.
  5. Espere otros 10 minutos y vuelva a realizar otra lectura en ambas partes. Debería notar el aumento de temperatura del bloque del motor, mientras que la temperatura de la manguera superior del radiador debe permanecer igual. Si la temperatura del bloque del motor no cambia, significa que el termostato de su automóvil está atascado abierto. Esto significa que lo más probable es que deba reemplazar el termostato de su automóvil, ya que el motor no puede alcanzar una temperatura específica.

Termostato en mal estado igual a alta temperatura y sobrecalentamiento del motor

El primer síntoma y potencialmente más alarmante de un fallo de un termostato en mal estado, será la lectura de los chivatos del coche la luz de temperatura encendida o del indicador de temperatura alta en rojo dentro de los primeros 15 minutos de funcionamiento del motor de su vehículo. A menudo, esta es la primera señal de que el termostato no funciona correctamente. Significa que el refrigerante no ingresa al motor porque el termostato está atascado y su automóvil puede sufrir daños en el motor rápidamente.

Termostato cerrado síntomas

Que pasa entones si el termostato se queda cerrado, en caso de que el termostato se "atasque" cerrado, no hay forma de que el refrigerante circule a través del radiador y, finalmente vuelva a través del motor, lo que provoca el termostato cerrado son síntomas de temperaturas extremadamente altas en el motor.

Termostato abierto síntomas

Que pasa si el termostato se queda abierto, pues Asimismo, si el termostato está “atascado” y se queda abierto, el flujo de refrigerante es constante, hace que la temperatura del motor del vehículo nunca alcance un nivel óptimo de calor,  los síntomas de un termostato abierto pueden estar creando problemas de rendimiento y acelerando el desgaste de las piezas.


Termostato en mal estado

Baja temperatura y motor sobrecalentado

Un termostato atascado en la posición abierta empuja constantemente refrigerante al motor y provoca una temperatura de funcionamiento más baja. Su medidor de temperatura mostrará una aguja que apenas aumenta o permanece en el nivel más bajo. Esto reducirá la eficiencia del motor y aumentará las emisiones con el tiempo, además de acelerar el deterioro de las piezas.

Temperatura del motor cambia de golpe

También pueden ocurrir fluctuaciones erráticas de temperatura, que causan picos y caídas dramáticos en la temperatura que eventualmente conducen a un rendimiento deficiente del motor y un menor consumo de combustible.

En este caso, es posible que vea la temperatura anormalmente baja en un punto y, poco después, suba a un nivel anormalmente alto. El termostato en sí no está atascado en ninguna posición, pero seguirá produciendo lecturas falsas y causará problemas con la regulación del refrigerante.

Fugas de refrigerante alrededor de la carcasa del termostato o debajo del vehículo

Otra indicación puede ser una fuga de refrigerante , que puede ocurrir cuando el termostato no permite que fluya el refrigerante cuando está atascado en la posición cerrada. Esto puede notarse en una variedad de lugares, pero más comúnmente alrededor de la carcasa del termostato. Eventualmente, puede causar que otras mangueras de refrigerante también tengan fugas, lo que a menudo resulta en fugas de refrigerante en el suelo debajo de su vehículo.

El reemplazo del termostato es una reparación bastante económica de realizar en su vehículo, que previene potencialmente miles de euros en daños al motor debido al calor excesivo. Si alguno de los síntomas anteriores le suena familiar, puede ser el momento de que un mecánico experto diagnostique su vehículo.

La apertura y el cierre del termostato en el momento correcto son fundamentales para mantener la temperatura adecuada del motor. Un termostato en mal estado no abrirá y cerrará  bien.

También podría interesarte

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad